Enamoramientos y desilusiones en el LIFWEEK oi 16

Cada edición de este importante evento, siempre me dedico a analizar y hacer unas observaciones acerca de las colecciones  de los diseñadores que muchas veces le atinan y otras no, algunos carecen de  prolijidad en el  trabajo que presentan ante un jurado tan estricto como puede ser el público espectador.

En mi caso, siempre trato de ver no solo el acabado de las piezas, sino la calidad de confección, cohesión, concepto, diseño, funcionalidad y material. Todo esto es el conjunto perfecto para lograr una colección idónea en este rubro pero admitamos, no existe alguien aún en esta edición que haya logrado todo lo descrito arriba. Sin embargo, existen propuestas que se acercan mucho pero sus gestores, necesitan trabajar más en algunas debilidades como -por ejemplo- la repetición de elementos de otras colecciones, pliegues sin resolver, errores de planchado, estampados que no coinciden con los cortes  y más-  pero  diseñadores de Lima, si hago estas observaciones es para que puedan mejorar y crecer, deben entender que nadie es perfecto sino perfectible. No los cansaré con esto sino que iré al grano.

 

JOVENES TALENTOS

Siempre deposito mi fe en lo nuevo, pero no siempre puedo mantenerla. Cada diseñador es dueño de un concepto distinto, pero rescato a uno por su coherencia, concepto, prolijidad y diseño: JOSE FRANCISCO RAMOS. Él,  nos transmite la sanación interna plasmada en diferentes elementos como los colores terrosos y neutros, la limpieza de cortes y formas lineales; todo esto con acentos precisos en cada bloque. La puesta en escena y dirección de arte fue muy coherente,  además del concepto vanguardista del diseñador que no busca mostrar ropa de hombre o mujer sino prendas que sirven para aportar la individualidad del ser que lo lleve puesto. los tejidos fueron pintados amano por el mismo dándole una textura rígida. Sin duda  llevó a otro nivel su propuesta.

PAOLA GAMERO,  es una diseñadora con mucho entusiasmo y ganas de hacer bien las cosas. Su colección,  ha tratado de poner la esencia de esa chica romántica y sensible en siluetas -comercialmente hablando- muy clásicas . Sin embargo,  lamentablemente no llegó a cautivar pues las piezas ya  parecían un dejavu de diseños hechos  en tiendas de vestidos locales vistos hasta el hartazgo. La combinación de texturas no decantaron en algo positivo a los diseños, aunque -debo decir- esta colección me gustó más que sus anteriores propuestas. Paola puede dar mucho sin duda alguna, sólo debe definir un camino hacia una identidad propia,  donde arriesgue y proponga algo fuera de los diseños convencionales.

La diseñadora debe pulir más su desarrollo de colección arriesgando más en sus formas. Fotos de Diego Suárez.

 

DIEGO LÓPEZ DE LA FUENTE, es un joven diseñador que ganó hace algunos años el Flashmode. Si bien sus colecciones anteriores no me parecieron nada fuera de lo común, esta es sin duda la mejor propuesta de toda su carrera, aunque no la mejor de ese día. El se inspiró en el mundo subterráneo de los 80tas,  donde el terrorismo estaba aflorando y eso despertó una actitud distinta en los jóvenes de esa época. DLF quiso contrastar esa generación ensombrecida con la actual,  buscando plasmar elementos de esa generación en los jóvenes de nuestros días. Pero no supo conducir adecuadamente su tema, pues no se percibía con claridad esa rebeldía en la propuesta ni en la música ni en la dirección de arte para la pasarela. Lamentablemente le faltó ahondar y desmenuzar más el concepto, pues el desfile no comunicó lo que él diseñador quería decirnos, lo digo porque he vivido en los ochentas y crecí viendo mis hermanos que eran subtes y no percibí  ni de asomo esa idea. En cuanto a las prendas, la confección estuvo buena, sólo algunos pequeños elementos que se solucionan con plancha.Debo rescatar los acentos de color en los tejidos de la colección -realizado por artesanas- por que fue lo más resaltante de la propuestas frente a las piezas que carecían de cohesión entre si. Espero DLF pueda explotar más su creatividad y nuevas formas amarrando mejor el concepto con todos los elementos que componen presentar una colección.

ALESSANDRA PETERSEN

Los tejidos sobre telas vaporosas han sido un común denominador en las colecciones de la diseñadora. Ella esta vez enfocó su propuesta basada en las mujeres que viajan todo el tiempo y necesitan integrar prendas de climas tan opuestos: frío y calor. Desarrolló  tejidos inspiradas en una foto donde aparece su bisabuela tejiendo una chompa acentuada con un símbolo parecido a una chacana. Las piezas son sumamente ponibles y el styling está muy bien logrado, pero me hubiera gustado ver un desarrollo más experimental y mejor trabajado como propuso en su anterior colección, que estuvo espectacularmente armada.

YIRKO SIVIRICH

Yirko es un diseñador que siempre se inspira en los lugares que han influenciado y marcado su vida. Esta vez toma los elementos de su niñez y los plasma en cada pieza combinaciones ricas en texturas y colores terrosos. En la pasarela,  los modelos llevaron cascos  que simbolizan  a los soldadores de las compuertas en el río, el escudo  de la familia Gonzáles, en honor al apellido de su abuelita.

Las piezas muy bien confeccionadas y  de entalle perfecto, siempre es el elemento destacable de cada colección del diseñador, además de la funcionalidad de los looks.  La combinación de texturas de forma muy sutil entre cada corte, se esta convirtiendo en una característica de Yirko. Mi única observación es respecto a los cortes en los abrigos, que me hicieron recordar  mucho a la colección pasada -no se si fue su intención como para continuar la idea- y fue un poco raro ver a una pareja de novios en la pasarela -que no amarraban con el concepto propuesto- pero es inevitable, porque ese es el nicho de mayor ingreso que obtiene el diseñador.

SITKA SEMSCH

La diseñadora se atrevió a combinar piezas de corte más casual con prendas de estilo Pret a Porter, impecable sastrería  en looks súper funcionales llenas de volumen y fluidez, elementos que han caracterizado a Sitka durante muchos años. Algo que sorprendió en su presentación,  fue el empleo de acentos de color en varias piezas, estampados y pedrería en las varias piezas.  Lo que si me pareció un poco raro,  fue ver las telas de Menta y Chocolate de la colección pasada en su colección personal, pero me pongo en el caso de: si te queda un saldo y eres diseñador ¿no lo vas a botar,  verdad?  Aunque está cambiando, sigo pensando que también debe  integrar a su línea,  otras siluetas que se diferencien de sus anteriores colecciones para que no luzca similar una colección de otra.

OMAR VALLADOLID

El vanguardismo y los atisbos de oriente, siempre son el eje recurrente en la colección de este diseñador que  se  inspiró en el  camino trazado de la ilusión hacia el desamor de una persona ubicada en la época victoriana.   Por ello le añadió color a su clásica paleta oscura,  para fraccionar en tres momentos su pasarela que nos trasmitía la ilusión, la angustia y la resignación a la pérdida de ese amor al que el personaje se aferraba.

Su sastrería fue impecable, ademas de la puesta en escena dirigida por Tino Vargas y maquillaje a cargo del artista Martín Catalogne, fueron el aliciente para enriquecer y transmitir el  concepto propuesto por el diseñador. Mi única observación es que en la colección,  hubieron dos piezas -de la tercera parte- que se parecían mucho a las presentadas en su colección del 2015.

VNRO/AMRO

Ambos diseñadores regresaron al Lifweek con una propuesta de marca nueva, que busca resaltar lo mejor de cada uno: el diseño gráfico y la experiencia con prendas femeninas.  Esta vez plasmaron  una fusión de la cultura India y Moche, en piezas  donde el corte y volumen fueron los protagonistas de la propuesta. La excesiva presentación de elementos en la colección -que no te dejaban disfrutar de nada y ver todo al mismo tiempo, fue la que terminó desluciendo la puesta en escena sumada la poca funcionalidad de muchas prendas, acabados no tan bien logrados y telas que carecían de finura, lo que me extraña de Amaro, quién siempre se ha decantado por realizar vestidos muy bien terminados y elegantes.

Lamentablemente el exceso de detalles no dejo ver a fondo la propuesta de cada prenda.
Las narigueras fueron hechas en la impresora 3d de la PUCP .

Siento que pudieron explotar mejor el concepto,  ambos son creativos  e individualmente han logrado colecciones que muchos recordamos a lo largo de los años; confió la siguiente puesta va a ser mejor.

ANA MARIA GUIULFO

La fluidez, libertad y feminidad de los años 70tas fueron el eje de la colección de Ana G. quién nos mostró a una mujer ecléctica que juega  en cada look  con piezas muy funcionales. Esta vez debo decir que me sorprendió su propuesta, por que se vio de una manera diferente,  el empleo elementos como el color y textura acompañada de accesorios  que enriquecieron totalmente la puesta en escena.

Al ver toda la colección integrada, vi algunos detalles que hubieran sido mejor sacarlos -para que sea más solida la propuesta- como los vestidos pintados de tela ligera y el vestido  del cierre del desfile.  Eso hubiera hecho más corta la presentación que se extendió mucho.

La colección de aires setenteros se veía muy internacional en su interminable puesta.

Hoy es el último día y como todas las fechas pueden ver a través de mi fanpage, snapchat: kathapuga o instagram: @kathapuga mi cobertura de este evento desde front row.

Agregue un comentario

*