Cuando el acoso sexual traspasa la fama

Recuerdo cuando era pequeña, escuché que uno de los directores favoritos de cine de mi papá, era acusado de pedofilia y jamás se le permitió regresar a EEUU porque está con orden de captura. Román Polansky, solo era uno de los cientos o miles de nombres que son objeto de un rumor o chisme tras los estudios de grabación, que aprovechan su fama para querer dar rienda suelta a sus bajas pasiones.  Cómo el caso de Woddy Allen, acusado directamente por su hijastra de pedófilo y violador, en un artículo que pasó por agua tibia la situación, porque solo un sector se indignó, y el otro siguió trabajando con el nefasto personaje.

El 2017 se caracterizó por ser el año del destape. Y no era para menos pues el NY Times, ha sido el medio abanderado para los destapes sexuales  en la industria. En setiembre el primero en caer fue Harvey Weinstein-el más poderoso productor de Hollywood- quien también se unió a la lista de acosadores sexuales, con más de 100 mujeres en su haber entre actrices, productoras e administrativas. Pero el departamento de investigación del importante medio,  no descansa ni se limita a solo destapar el descaro de actores, guionistas y directores de ofrecer “favores” a cambio de fama o un lugar en el cine. Estos personajes aprovechan su fama y status, como arma poderosa para amedrentar y doblegar voluntades. Cómo el caso de Kevin Spacey, quien solicitaba escenas subidas de tono con ciertos actores de su agrado, sin importarle lo que quisiera el director. Total, el era el “super actor” y tenían que hacer lo que el quisiera. Al conocerse de su caso, fue expulsado por de la popular serie “House of cards” y lo mismo hizo el director Ridley Scott, al eliminar sus escenas de la película “All The money in The world” y reemplazarlo por Christopher Plummer.

En otro sector de la industria, Terry Richardson, fue puesto al descubierto por un grupo de modelos que decidieron brindar su testimonio y denunciarlo. Cuando se hizo público esto, Conde Nast y otras editoriales importantes le negaron la posibilidad de volver a trabajar otra vez. Ahora el NY Times, volvió al ruedo con un artículo donde se acusa directamente a Dos de los mejores fotógrafos de estos tiempos: Bruce Weber y Mario Testino, de acosar sexualmente a diferentes modelos. El medio recolectó solo treinta testimonios de modelos que quisieron dar la cara ante esta triste situación, que era sabida en el mundo de la moda pero que nadie se atrevía a pronunciarse. Es una pena por nuestro compatriota, pero más allá del talento que él pueda tener, su comportamiento  fue incorrecto y eso no se puede apañar. Inmediatamente cuando salió éste artículo a la luz, nuevamente el Conde Nast,  se pronunció y retiró la posibilidad de volver a trabajar con Weber y Testino, además de las demás editoriales que anunciarían lo mismo en las próximas horas.

Al parecer el discurso de Oprah, alentó a más personas a comunicarse con el medio para denunciar a otras personalidades de esta industria, donde cómo todo ámbito social,  el poder busca ejercer e imponerse sobre las voluntades de los seres humanos.

Agregue un comentario

*